Cuando no se ha acudido a una ortodoncia temprana y llegamos a la edad adulta, muchas personas con problemas de maloclusión comienzan a preguntarse si merece la pena o incluso si existen riesgos al acudir a un tratamiento de este tipo pasados los 30 años. En nuestra clínica de ortodoncia en Santander atendemos a cada vez más pacientes que se animan a mejorar su sonrisa en edad adulta y por eso podemos hablarte con causa de conocimiento y garantías.

Es cierto que el mejor momento para acudir a la ortodoncia sigue siendo la infancia y la adolescencia. Esto se debe a que los dientes de los pequeños y el esqueleto aún está en desarrollo, por lo que son más flexibles y fáciles de manejar. Un tratamiento temprano siempre será la recomendación que daremos a nuestros pacientes cuyos hijos presenten cualquier tipo de problema de maloclusión.

Ahora bien, es cierto que, si antes ver a un adulto con brackets era poco menos que un milagro, hoy en día los tratamientos de ortodoncia entre la población adulta se han incrementado notablemente. Esto se debe a varios factores, como la mejoría de las técnicas en este servicio, la aparición de la ortodoncia invisible que combate el complejo que pudieran sufrir algunas personas al llevar brackets con determinada edad o la mayor concienciación sobre la salud oral.

¿Es la ortodoncia una solución meramente estética?

En este último sentido, cada vez más personas entienden que la ortodoncia va más allá de dejar una bonita sonrisa en nuestro rostro, y que esa no es ni mucho menos la función más importante que tiene este tratamiento.

Un tratamiento de ortodoncia solucionará los problemas de mordida y de apiñamiento dental, contribuyendo con ello a que nuestros dientes no se desgasten tanto mutuamente y a que la higiene oral sea más sencilla y efectiva. Esto reduce las posibilidades de sufrir problemas orales como caries o enfermedad periodontal en una edad en la que las defensas de nuestra cavidad oral comienzan a ser algo más frágiles.

¿Necesitas un tratamiento de ortodoncia? La edad solo es un número a la hora de mejorar tu salud oral. Pide cita en nuestra clínica de ortodoncia en Santander e infórmate a fondo de todas las modalidades que podemos ofrecerte.